Las formas básicas de alargar la vida útil de un frigorífico

Bien es cierto que los repuestos De Dietrich así como el servicio técnico De Dietrich cuenta con un grupo de profesionales cualificados y formados para hacer que la vida de los electrodoméstico  sea mas larga, pero como todo en la vida y de la misma forma en la que aunque te formes y vayas a la mejor escuela siempre contaras con el consejo o los trucos de tus padres o abuelos.

Hecha esta analogía a continuación os contaremos algunos trucos o algunos consejos de las madres y las abuelas de los que trabajamos en el servicio técnico De Dietrich en España y que os ayudaran a mantener tus aparatos durante más tiempo y con una mejor eficiencia. En primer lugar tienes que esperar a que se enfríen a temperatura ambiente los utensilios con los que hayas cocinado antes de introducirlos en la nevera. Debes cubrir los alimentos y líquidos con tapas plásticas o film para que no tengan exceso de humedad.

Es recomendable que no estés continuamente abriendo y cerrando la puerta del frigorífico, ya que esto te hará ahorrar electricidad y evita que los alimentos se mantengan más frescos. Otras de las cuestiones que aconsejamos para que repuestos De Dietrich tengan una vida más larga son; disponer o repartir correctamente los alimentos, evitando que las salidas de aire se tapen ya que esto contribuye a que el aire circule de una forma uniforme, además de dejar el margen recomendado entre las paredes que por lo general son cuatro centímetros.

Mantén temperaturas adecuadas en el frigorífico y el congelador. El hecho de que bajes la temperatura, no quiere decir que los alimentos vayan a conservarse mejor. Sigue las recomendaciones del fabricante y, sobre todo, lee las instrucciones de uso. Si te vas por más de quince días, vacía y desconecta de la electricidad el frigorífico y déjalo con las puertas abiertas para evitar los malos olores.

Respecto al mantenimiento nos comentan los comerciales del servicio técnico De Dietrich que es preciso que cada tres meses limpies las rejillas traseras del frigorífico para no obstruir la temperatura entre el interior y el exterior del aparato. Asegúrate de que las gomas de las puertas  sellan correctamente el congelador, ya que si están agrietadas, perderá temperatura y se malgastara mucha energía. Y por último unas dos veces al año descongela el refrigerador y evita acumular escarcha.